Declaración de intenciones

Son tantos años hablando de Ética a no filósofos, que, para hacerme entender, tuve que pasar por la aleccionadora aduana de tener que ir acomodando el lenguaje propio de la Filosofía Moral a un registro inteligible por parte de mi audiencia. La mayoría eran estudiantes de gestión; y como tenía que impartirles la asignatura de Ética Empresarial, empezar la casa por los cimientos, exigía, como primera providencia, tratar de precisar el término Ética. A continuación, pasábamos a revisar críticamente el de Empresa… -¿qué es una empresa?, ¿qué hace en el mercado?, ¿para quién existe?, ¿qué se espera de ella… En un tercer momento, buscábamos la articulación, la combinación de lo uno -la Ética– con lo otro -la Empresa, para enmarcar en sus justas coordenadas epistemológicas la Ética Empresarial. Había que ir, en corto y por derecho, llevando a cabo el duro trabajo del concepto, que decía Hegel. A la postre, el esfuerzo mereció la pena.

Ahora que en la Cátedra zarpamos en nueva singladura, a bordo del barco que Iberdrola nos ofrece como socio institucional, me ha parecido conveniente compartir con los lectores interesados algo de lo que, a lo largo de los años ha ido cristalizando en ideas e intuiciones que –me gustaría- pudieran inspirar buena praxis económica y adecuadas tomas de decisiones empresariales.

Por ello, declaro que es mi intención compartir breves píldoras y reflexiones desde el blog de la Cátedra con quien pudiere estar interesado. Lo haré con periodicidad regular y trataré de ajustar el contenido a límites razonablemente acotados, de modo que las reflexiones se puedan leer en un par de minutos.

Para artículos de mayor extensión, buscaremos otro formato. Y para quien esté interesado, si los hados nos resultan propicios, quisiera ir aportando en versión vídeo unas sesiones que podrían muy bien llevar por título: Curso de Ética Empresarial para no filósofos, muy breve y fácilmente comprensible.

Pues, lo dicho: sirvan estos párrafos para declarar la intención y contraer el compromiso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario