El Emprendimiento Social


emprendimientosocialPor Raúl González Fabre. 
En el Boletín de la Cátedra, la prof.Marta Muñizpropone las siguientes formas en que un emprendimiento que no se apellida “social”, resulta en verdad beneficioso para la sociedad:

“• Creación de soluciones que dan respuesta a necesidades de la sociedad. Si no es así, no existirá una oportunidad que aprovechar ni posibilidad de sobrevivir en el mercado.

• Generación de puestos de trabajo y de mejores puestos de trabajo en términos de satisfacción y clima laboral al promoverse una mayor participación de los todos miembros del equipo en la toma de decisiones y en la realización de tareas independientemente de la jerarquía formal. Aspectos que favorecen el sentimiento de pertenencia al proyecto, la cohesión, el trabajo en equipo y la motivación.

• Promoción de los valores del esfuerzo, el respeto, el compañerismo y la humildad. Además de lo expuesto en el punto anterior, numerosos trabajos empíricos confirman que no existe un único perfil psicológico de emprendedor pero que sí se dan algunas características comunes en los emprendedores de éxito (Timmons & Spinelli, 2009). Entre ellas se encuentran: compromiso y determinación, integridad, capacidad de liderazgo, tolerancia al riesgo y la incertidumbre, creatividad, autonomía y adaptabilidad, búsqueda de superación, coraje y capacidad de generar una cultura corporativa emprendedora.

• Fomento de la innovación, la creatividad y la eficiencia en el empleo de los recursos. La innovación en productos, procesos o modelos de negocio es, en la mayor parte de los casos, la razón que explica el nacimiento de un nuevo proyecto empresarial. Pero, además, es sabido que la escasez de recursos agudiza el ingenio y éste suele ser el caso en el nacimiento de una nueva empresa. La obsesión por minimizar costes e inversiones que permitan la viabilidad del proyecto promueve el desarrollo de soluciones creativas y baratas.

• Involucración y satisfacción de los stakeholders de la empresa. La necesidad de recursos promueve la colaboración con otras empresas y la participación en el capital de empleados, familiares y business angels. Este hecho da lugar a un mayor entramado de agentes e instituciones implicados cuya gestión y satisfacción se convertirá en actividad cotidiana del emprendedor si quiere evitar que el conflicto de intereses ponga en juego la supervivencia del proyecto.”

Hasta aquí la prof. Muñiz.

Si esto es cierto, ¿qué de “social” aporta el emprendimiento social? ¿Qué aporta que sea socialmente significativo, y no esté ya contenido en lo que hace cualquier empresa decente?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario