Superliga Europea, polarizaciones y modelos de negocio

Transcribimos a continuación parte del artículo publicado por José Luis Fernández Fernández y Raúl López, miembros de nuestra Cátedra, en el diario online Iusport

Queridos lectores del Toma y Daca: Ante todo, ¡salud, que no os falte; y muchas gracias por leernos! Por lo demás, os suponemos al cabo de la calle y plenamente conscientes de que, por si no tuvierais bastante con qué entreteneros, hace ya unas semanas que se nos ha abierto un nuevo frente para el debate: la Superliga Europea; que -¡seguro!- nos va a tener distraídos, formando criterio o consolidando “nuestras trece”; para, cuando llegue la ocasión, agarrarnos a ellas cual náufrago al madero; que en esto de, al discrepar, sostenella y no enmendalla no hay quien nos moje la oreja a los de esta tierra.

Confiemos, en todo caso, en que esta nueva porfía se quede en eso nomás: en mera ocasión para un sereno y amistoso contraste de pareceres. Que sea buena para echar una parrafada a la hora del aperitivo. O para cuando la tarde, la noche colgada a un hombro, vaya dando aquella larga torera sobre el mar y los arroyos –¡ay, Federico!-; y el momento se ofrezca propicio a saborear un vaso de bon vino con la cuadrilla.

Porque es mundialmente reconocido que en España no hay dos maneras iguales de tomar café. Véase el ejemplo y sirva de paso de alabanza al honrado y benemérito gremio de los camareros que, pacientes y habilidosos, toman nota y procesan, de cabeza y por su orden, una comanda de este tenor para quince comensales: “dos con hielo, tres sólos, un cortado, uno con leche, otros dos cortos de café, un ristretto, un americano, un doble, un café bombón, uno largo de leche, y un manchado…” ¡Ay, aquel glorioso desgraciat -descafeinado, sacarina y leche desnatada- que un día nos sirvieron tras los postres en Calella de Palafrugell! Pero ese es otro cantar…

Pues -¡vaya por Dios!- tampoco estamos de acuerdo cuando, sedientos, llegamos a la taberna y pedimos los caldos, como Baltasar de Alcázar reconocía -“pídolo, mídenlo, bebo, págolo y voyme contento”. No puede ser de otra manera, que cada cual va por libre y avanza por su lado, ad libitum y a su mejor gusto:  Loti y Antonio, Rioja; Javier, Cigales; Fernando, de la Ribera del Duero; Marisa y Carlos, de Toro; Ana, Mencía: “siempre Mencía”; Pepe, de Méntrida o de Valdepeñas, que, para eso, como él dice, es manchego y abertzale; y -¡por favor!- para Pascual, un Samitier de esos que con tanto mimo elabora el amigo Ibarra con sus garnachas…. “¡Sólo faltaba, jodó¡Que soy de Calatayud, maño!” …

Para seguir leyendo, pincha en el siguiente enlace: https://iusport.com/art/115100/superliga-europea-polarizaciones-y-modelos-de-negocio?fbclid=IwAR2HwndQ00_HvrPMonYSYTdZz2EPxDnOgdHGdh4VTHcD27ygAAOq3Oz8qiE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta